Atomica Creativa

Cómo diseñar una marca: el mapa de conceptos (o mapa mental)

El siguiente paso en el trabajo de crear una identidad visual, una marca, un logo,… es realizar un mapa de conceptos o mapa mental.

Una de las partes cruciales a la hora de crear, de ser creativos, es generar las ideas que después te llevarán a poder desarrollar el encargo que te hayan hecho. No estoy hablando de inspiración, de convocar a las musas, si no del siguiente paso, de las ideas que después transformarás en conceptos reales de diseño. Para ello puedes utilizar herramientas como el mapa de conceptos o mapa mental, con los que puedes representar gráficamente muchas ideas y conceptos relacionados.

Este es un ejercicio muy necesario a la hora de crear marcas, y en cualquier tipo de trabajo creativo, es muy divertido y enriquecedor ver las asociaciones de ideas que vamos obteniendo.

A mí me ayuda a crear todo el universo alrededor de las marcas y en el blog ya te he contado cómo he utilizado este recurso tanto para la creación de mi propia identidad como para mi trabajo con clientes, como por ejemplo Tu escuela de español y Operación Bikini.

Un mapa conceptual es un recurso muy valioso para creativos y para cualquier persona que quiera desarrollar una idea.

¿Qué es y para qué sirve un mapa conceptual?

El mapa de conceptos o mapa mental es la representación gráfica de ideas y conceptos relacionados con el trabajo que estamos desarrollando, con una distribución en forma de red en la que los nodos representan los conceptos y las líneas representan las relaciones entre esas ideas. Realmente el mapa de conceptos o mapa mental tiene forma de neurona, con la idea principal en el centro, conectada con el resto de ideas que van surgiendo a través de ramas.

El mapa de conceptos o mapa mental te permite tener una visión global del trabajo, y ver los puntos de conexión entre las diferentes ideas.

Yo suelo hacerlo siempre al principio de mis proyectos, procuro escribir todas las ideas que se me ocurren sin ningún tipo de prejuicio y con absoluta libertad. A veces son asociaciones de ideas un poco absurdas, pero me ayudan a tener una visión amplia del proyecto y del sector en el que voy a trabajar. Me gusta hacer este mapa bonito, a mano, y añadiendo dibujos (pequeños bocetos de ideas).

El resultado es muy personal, pero sobre todo es una herramienta que consulto varias veces a lo largo del desarrollo del trabajo. Te da una visión de conjunto muy necesaria, y además te ayuda a resolver otras partes del proyecto.

¿Cuáles son sus características?

Es jerárquico:
Los conceptos se encuentran ordenados en forma jerárquica. De esta forma, la idea general se ubica en la parte central del esquema y a partir de ella se desarrollen los demás conceptos. Las ideas de menor importancia dentro del esquema, corresponden a ramificaciones secundarias, que se desarrollan a partir de aquellas ideas principales que están directamente vinculadas al tema central. Tiene estructura radial:
Suelen tener una estructura orgánica radial, compuesta por nodos conectados entre sí desde el centro. Responde a un concepto:
Su contenido desarrolla o especifica una idea central por lo cual abarca un solo concepto principal. También podemos poner varias ideas (dos o tres como máximo) en el nodo central, que tengas la misma importancia y desarrollar el diagrama radial con el grupo de conceptos. Además de palabras puede contener dibujos y color:
Las ideas y conceptos se representan mediante palabras, que podemos reforzar utilizando el color. Si, por ejemplo, ponemos de un mismo color ideas que estén dentro de la misma ‘familia’, podremos de un vistazo comprender el esquema. Además es muy importante el uso de colores para destacar y acentuar las ideas, de esta forma estimulamos a nuestro cerebro a crear nuevas conexiones. También se pueden utilizar  dibujos, iconos o símbolos. El uso de dibujos permite dar fuerza a las ideas que se deseas plasmar y hace que éstas adquieran un carácter simbólico; después solo tendrás que pensar en los dibujos que has utilizado para representar los conceptos. Es simple:
Palabras, colores y dibujos. Y nada más: debes reflejar la información más importante de forma breve, concisa y clara. Visualmente es atractivo:
Para mi esta es una característica muy importante.
Si el mapa de conceptos que hayas hecho además de útil es bonito, te resulta atractivo, cuando vuelvas a él agradecerás haberte esmerado en su elaboración, porque te facilitará la comprensión del contenido que hayas planteado.

¿Cómo se hace un mapa conceptual? Te explico el paso a paso:

En el mapa de conceptos debes volcar sobre papel todas las ideas que se te ocurran. Y como en las tormentas de ideas, sin ningún tipo de filtro ni tabú, (¡hay que escribir lo primero que sale!).

Colocamos en el centro la idea o palabra clave y sacamos de ella otras ideas relacionadas. La información se conecta de forma jerarquizada apuntando mas palabras clave relacionadas con el concepto principal en las ramas que surgen de la imagen central, utilizando colores, dibujos e iconos. Se deben hacer varias rondas de ideas. En una primera ronda escribiríamos los primeros conceptos, que son ideas primarias, quizá más evidentes y que se le podrían ocurrir a cualquier persona. Por eso debemos hacer varias rondas, tendremos varios niveles de ideas.

Mi recomendación es que hagas este trabajo a mano, sin ninguna duda.

Si eres muy freaky del orden puedes establecer un orden jerárquico entre cada una de las ideas distribuyéndolas en el sentido de las agujas del reloj. Ten en cuenta que aquellas ideas que se encuentren ligadas al foco temático de manera directa, tendrán prioridad sobre las demás; mientras más alejada se encuentre una idea del tema central, menor importancia tendrá dentro del esquema.

Aunque yo siempre te recomendaré hacer el mapa de conceptos a mano (ya te he explicado todas mis razones ;)) si eres súper digital puedes utilizar Mindmeister para hacerlos online y sin necesidad de descargarte nada. 

Espero que te haya resultado útil, ¡nos vemos en el siguiente post!

¿Necesitas un logo?

¡Yo te lo hago!

¡Despega con Atómica!

3, 2, 1, 0… ¡Contacto!

Desde Atómica Creativa puedo ayudarte a diseñar tu historia. Desde cero o mejorando tu identidad. Quiero colaborar contigo para hacer despegar tu aventura, tu negocio o tu proyecto personal. Cuéntame lo que quieres conseguir y lo que necesitas y me pondré en contacto contigo para charlar sobre ello. ¡Anímate a despegar!

Salir de la versión móvil