Errores en el diseño de infografías y cómo solucionarlos

Errores en el diseño de infografías y cómo solucionarlos

Las infografías son un excelente recurso visual con muchísimos usos. Puedes usarlas para crear contenidos para tu blog, para vender productos de tu empresa, para explicar a tus alumnos materias más complejas,… Son tan versátiles y útiles sobre todo porque son una forma estupenda de transmitir información. Somos seres altamente visuales, entendemos mucho mejor las imágenes que el texto, así que una infografía bien diseñada puede ayudarte a que tu contenido llegue a tu público.

Sin embargo puede ocurrir que aunque hayas puesto todo tu empeño en diseñar la mejor infografía, no tenga la repercusión o el éxito que tu esperabas, que no haya sido #trendintopic, que tus alumnos hayan pasado de ella,… Puede ocurrir que aunque tengas buen material desconozcas las reglas básicas sobre cómo diseñar una buena infografía. Si aún estás en la fase de diseño aquí te cuento cómo hacer una infografía paso a paso.

En este post te enseñaré algunos de los errores que puedes cometer al diseñar infografías. Y si has cometido alguno de ellos no te pierdas detalle, porque también te cuento cómo solucionarlos:

1.- Errores de diseño: mala combinación de colores

Una parte importante del éxito de una infografía reside en la elección de los colores que has usado para diseñarla, ¿y qué errores puedes haber cometido?

  • Los colores de la infografía no son agradables. Cuando miras la infografía los colores te chirrían, no son bonitos.
  • No están en armonía entre ellos. Esto significa que probablemente te hayas saltado las reglas básicas de combinación de los colores: básicos, complementarios, análogos, tríadas,…, que te ayudan a que la paleta esté en equilibrio armónico.
  • No son coherentes con el tema que estás tratando, y por tanto no te ayudan a transmitir la información. Los colores transmiten sensaciones y además están asociados a temas, así que debes tenerlo muy en cuenta. Por ejemplo, si tu infografía habla de energías renovables seguramente utilizarás una paleta de colores en la que predominen verdes y azules y evitarás los rojos y violetas. ¡Ojo! Ésto no significa que no puedas añadir otros colores, pero éstos no serán los dominantes.
  • Has utilizado demasiados colores. Tu infografía parece un arcoiris de color que distrae la atención de lo importante.

¿Cómo solucionarlos?

Utilizar el color no es algo que se aprenda en un momentito, pero sí que hay unos pequeños tips y consejos que puedes seguir para acertar en tu elección.

  1. El principal sería no usar muchos colores, sino un patrón con 3 colores principales como mucho, dos más claros y uno más oscuro que pueda servir de contraste, y de ahí extraer las gamas cromáticas que uses para la infografía.
  2. Los iconos, vectores e ilustraciones que has usado deben estar dentro del patrón de colores que has elegido. En el caso de que los hayas comprado deberás editarlos y modificarlos para que los colores coincidan.
  3. Si utilizas fotografías, procura sacar de ellas los colores para el resto de elementos de la infografía

No poner muchos colores te ayudará a mantener la coherencia visual y el estilo general de la infografía. Si no te ves capaz de hacer ésto, no te preocupes, en internet hay aplicaciones disponibles para que puedas hacer una correcta elección de la paleta de colores, aquí te dejo las mejores:

  • Adobe ColorEsta herramienta de Adobe es probablemente la más potente y completa del mercado. Tiene muchas opciones, pero yo destacaría dos sobre todo, por un lado que puedes crear y guardar tus propias paletas (para esto último debes estar registrado con usuario) y por otro que puedes extraer la paleta de colores de cualquier fotografía, para después utilizarlo en tu infografía. ¡Esto es lo más! Así te aseguras de que tu infografía esté en perfecta armonía.
  • Palette creatorEs una extensión de Google Chrome que te ayuda a extraer los colores de las imágenes. Solo tienes que instalarla, y utilizar el menú que te aparece al poner el ratón encima de la imagen de la que quieres extraer los colores. 
  • PicularEsta aplicación está en desarrollo, y de momento solo en inglés. Te ayuda a buscar los colores según las imágenes que aparecen en búsquedas en Google. 
  • Design Seeds. Esta página me encanta, te puede ser muy útil para inspirarte, ya que tiene montones de imágenes de todo tipo con sus paletas de colores. Además tiene un buscador por colores que te será muy útil.
  • Patterncooler. Esta aplicación te ayuda a crear patrones para los fondos de tu infografía, a partir de muestras ya creadas que puedes modificar. 

Te recomiendo que, si no tienes mucha idea, que utilices un programa online como Canva que ya tiene infografías  y modifiques una de sus plantillas, que compres una plantilla ya diseñada o que confíes y contrates a un diseñador para hacerlas. 😉

2.- Errores de diseño: mala elección de la tipografía

Para que tu infografía sea un éxito y cumpla su principal función, que es la de transmitir la información que has elegido a tu público objetivo, lo más importante es que se pueda leer perfectamente, ¿no? Para ello deberás hacer una correcta elección de la tipografía.

Te cuento cuales son los errores que se suelen cometer:

  • Has utilizado muchas tipografías distintas.
  • Has utilizado tipografías complejas, que no se leen bien.
  • Has utilizado un texto con un tamaño muy pequeño (para ello debes tener en cuenta el medio para el que se verá la infografía).
  • El color del texto no contrasta suficiente con el fondo sobre el que está
  • No has utilizado una tipografía acorde con el tema que estás tratando, por ejemplo, una tipografía festiva, alegre, para tratar un tema serio.

La máxima sería menos es más:

¿Cómo solucionarlos?

  1. Utiliza una o dos tipografías como mucho, una para el título y las partes importantes y otra para el resto de los textos
  2. Te recomiendo también que procures utilizar tipografías sin serifa, ya que en general se leen mejor. Son sencillas y se leen bien incluso cuando la infografía es pequeña.
  3. Por supuesto deberá ser acorde al tema que estás tratando.
  4. Te debes asegurar sobre todo que se entienda y se lea bien, sino dará igual que tipografía uses. 
  5. Procura utilizar para el cuerpo de la infografía familias tipográficas lo más completas posibles, es decir, que te den opción de distintos estilos, para poner negritas, cursivas,…, ya que te permitirá introducir variedad en el texto, hacer hincapié en determinadas partes, etc, sin cambiar de tipografía. 
  6. Debes tener en cuenta que no puedes abusar tampoco de esta variedad de estilos. Si los utilizas tienes que ser coherente en el uso, y establecer jerarquías para los diferentes estilos.

3.- Errores de diseño: mala composición

La (buena) composición establece la jerarquía y el recorrido visual en tu infografía, y facilita y guía la atención del lector. Si no se lo pones fácil y le resulta difícil leer los datos, dejará de leer.

Los errores que puedes cometer en cuanto a composición son éstos:

  • Falta de espacio en blanco. Éste es un error muy habitual, parece que tenemos ‘horror vacui’ y es necesario que cada espacio de la infografía tenga contenido, y que aproveches el espacio al máximo. Esto generalmente da un aspecto caótico y hace difícil de entender la información. Si no respetas los espacios la lectura no será agradable, ni fácil y por tanto, dejarás de tener la atención de tu público.
  • Contenido amontonado. Amontonar y juntar mucho los gráficos y el texto en unas partes de la infografía y dejar huecos con excesivo espacio en blanco en otras genera confusión en tu lector. Ésto hace que la relación entre el contenido y los gráficos no quede clara.
  • Mala alineación. ¿Qué significa ésto? Que has situado elementos en la infografía de manera arbitraria, no ordenados, visualmente descoordinados.

¿Cómo solucionarlos?

  1. Utiliza la rejilla. Debes seguir unas líneas invisibles, con las que divides y compones el espacio de la infografía. Estas guías invisibles te permiten ajustar con precisión el contenido, y mejoran el entendimiento y el aspecto estético. Cualquier material visual bien estructurado es atractivo y demuestra profesionalidad detrás de su creación.
  2. No amontones los gráficos, la infografía tiene que respirar. Deja espacio en blanco, te ayuda a mantener una apariencia ordenada y limpia que facilita la comprensión de la información. Es mejor distribuir equitativamente los elementos para que no saturen unas partes de la infografía mientras que otras están más vacías.
  3. Lee este artículo de mi blog en el que te cuento los diferentes tipos de infografías que hay, ahí verás las distintas maneras de componer una infografía que puedes utilizar.

4.- Utilizar gráficos pobres, de mala calidad o mal elegidos

¡Noooooooooo! No, no, no, no, no uses gráficos de mala calidad, de baja resolución, ¡nunca, nunca, nunca!!!

  • Has elegido mal los gráficos.
  • Has combinado mal los vectores e ilustraciones.
  • Las fotografías que has usado están pixeladas.
  • Los vectores e ilustraciones que has utilizado son de distintos estilos.

¿Cómo solucionarlo?

  1. Primero si eliges fotografías de stock, hay un montón de webs en donde puedes comprarlas, y te las puedes descargar en formatos con suficiente calidad. Huye de las imágenes gratuitas, a no ser que sean de buena calidad y sobre todo, que estén libres de derechos (que puedas utilizar en tu infografía sin problemas).
  2. Ten cuidado con la calidad de las fotografías de móvil, en el caso de que decidas utilizar tus propios recursos. 
  3. Si has comprado vectores e ilustraciones de distintos estilo procura unificarlos al máximo. En estas páginas que te he recomiendo, Envato Market y Suttherstock, puedes encontrar diseños de gran calidad y a un precio bastante competitivo. Una vez que encuentres un diseño que te guste explora el portfolio del diseñador, a veces suelen vender muchas piezas de distinto tipo pero manteniendo el estilo.

5.- Patinar con los datos: muchos, pocos, incorrectos,…

Los datos, la información es la parte más importante de una infografía, puesto que es realmente es lo que quieres transmitir, lo que quieres hacer llegar a tu público. Además habrás trabajado muy duro con ellos, puesto que es la base con la que tienes que empezar a diseñar la infografía. ¿Y en qué puedes haber fallado? Hay varias cosas con las que tienes que tener cuidado:

  • No has hecho una buena estructura de la información de la infografía.
  • Has puesto muchos datos: abrumar a tus lectores con datos, mucho texto, muchos números.
  • Los datos se han quedado obsoletos, desactualizados.
  • No has citado las fuentes, que son las que le dan credibilidad y valor a tu trabajo.
  • No has contrastado las fuentes y los datos son erróneos. Aunque parezca extraño, este es uno de los errores más cometidos.

¿Cómo solucionarlo?

  1. Planifica toda la estructura de la infografía antes de hacer una sola línea.
  2. Lee este artículo de mi blog en el que te cuento las diferentes formas de  componer la información en una infografía.
  3. No todo lo que está en Internet es cierto, contrasta los datos y procura utilizar fuentes fiables. Poner datos incorrectos en una infografía es tan grave como cometer faltas de ortografía. No mejorarás tu reputación si no eres especialmente cuidadoso con este punto.
  4. Debes citar siempre las fuentes de las que has extraído los datos. ¿Y dónde situar estas citas? Pues en los márgenes del diseño en un pequeño espacio, que estén visibles pero que no molesten al diseño. También puedes incluirlas dentro de la propia infografía en el caso de que sean citas.
  5. Si el tema que has tratado tiene fecha de caducidad, o es de renovación anual, tendrás que reeditar la infografía con los datos actualizados, haciendo una nueva versión.

6.- Tema poco interesante

Este es un error de cálculo, una apuesta equivocada, o un excesivo entusiasmo por algún tema que puede que te haya interesado muchísimo, pero que no ha tenido éxito.

Este caso creo que es complicado, puesto que a veces el público es un poco caprichoso. Está claro que si lo que cuentas está muy visto y no aportas nada nuevo al lector, tu infografía será una más del montón. En general el público se siente atraído por la novedad, quiere aprender algo que no sabía.

¿Cómo solucionarlo?

  1. No hay más solución que trabajar, investigar a fondo y aportar contenido de calidad.
  2. Sal de tu zona de confort y busca temas novedosos o de nichos específicos. Si en tus búsquedas de google te aparecen 50 millones de resultados, te da una pista de que quizá deberías buscar otro tema. Si repites algo muy trillado tu infografía no triunfará.
  3. Pero no pienses que tu trabajo anterior ha sido inútil, intenta reutilizar el material para otras infografías, o genera minipíldoras de conocimiento a partir de la infografía que ya has diseñado, para redes sociales por ejemplo.

7.- Mala redacción, erratas y faltas de ortografía

Este para mí es uno de los peores errores que se pueden cometer a la hora de diseñar infografías, por que puede transmitir a tu público (y puede que cliente en potencia) muchas ideas equivocadas que te perjudiquen. 

  • Transmite la idea de que no has prestado atención o te importa poco el tema que estás desarrollando en la infografía
  • También transmite dejadez y poca profesionalidad.

¿Cómo solucionarlo?

Para evitar esto yo siempre recomiendo no solo prestar mucha atención a la redacción de los textos que vas a incluir en la infografía, si no también revisarla exhaustivamente cuando la hayas acabado. 

Pasa el texto por un corrector ortográfico, o pídele a alguien de tu entorno que te eche una mano y se lea todos los textos. A veces estamos tan metidos en nuestro diseño que no vemos las erratas que hayamos podido cometer.

¡Ey! ¿No tienes tiempo????

No te preocupes, ponte en contacto conmigo y yo te ayudo con tu proyecto. Echa un vistazo a todo lo que puedo hacer por ti.

8.- Has equivocado a tu público objetivo

Un error muy común que se suele hacer es confundir el público objetivo al que va dedicada tu infografía. En el caso de que te dirijas a un sector muy concreto deberás diseñar para ellos teniendo en cuenta sus intereses, peculiaridades, para que cuando lances tu infografía les llegue y les haga detenerse en verla y leerla. Por ejemplo, si tienes una tienda de accesorios para mascotas haz una infografía sobre razas de perros, hábitos de los gatos, las relaciones mascota/dueño, etc. 

  • El tono de la infografía no es el correcto.
  • Has utilizado humor y no ha hecho gracia.
  • Te has metido en un berenjenal al tocar algún tema sensible.

¿Cómo solucionarlo?

  1. Deberías hacer un análisis del público al que te quieres dirigir.  En este análisis de tu público objetivo también tendrás respuestas sobre el tono que tienes que utilizar en el texto de la infografía. 
  2. Debes tener cuidado con el humor y el sarcasmo, cuando escribes hay cosas que se pueden malinterpretar porque no se entiende el tono en el que está dicho. 
  3. Ten cuidado con temas sensibles, no aportes datos sexistas, racistas, etc. Si piensas que tu contenido se puede malinterpretar, no lo pongas.
  4. No solo tienes que tratar un tema que interese a tu público. Además debes utilizar un lenguaje y estilo adecuados y un diseño también acorde a ese público al que te diriges.

Ahora ya sabes qué errores puedes cometer a la hora de diseñar infografías y cómo solucionarlos, y si ya tenías tu diseño hecho no importa: reedita, corrige y vuelve a publicar. 😉

¡Despega con Atómica!

Desde Atómica Creativa puedo ayudarte a diseñar tu historia. Desde cero o mejorando tu identidad. Quiero colaborar contigo para hacer despegar tu aventura, tu negocio o tu proyecto personal. Cuéntame lo que quieres conseguir y lo que necesitas y me pondré en contacto contigo para charlar sobre ello. ¡Anímate a despegar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.