Infografías: todo lo que tienes que saber para diseñarlas

Infografías: todo lo que tienes que saber para aprender a diseñarlas

Las infografías están más de moda que nunca. El diseño y utilización de infografías en medios de comunicación ya existen desde hace varias décadas, pero la llegada de internet y la comunicación informativa masiva ha multiplicado la importancia de este elemento de diseño. En este artículo quiero enseñarte lo esencial del diseño de infografías para que conozcas de cerca este fabuloso recurso.

Vivimos en la era de las imágenes y llegar a nuestro público con ellas es mucho más fácil que nunca gracias a este elemento. La comunicación global, ya sea en medios tradicionales como en internet, está inundada de infografías que nos explican casi cualquier cosa de una manera gráfica, simple y atractiva. Hay infografías sobre cómo hacer una reserva en un vuelo o cómo se extrae petróleo en una estación petrolífera en el mar del Norte… Existen millones de opciones y posibilidades, pero dominar su diseño y creación es otra cosa.

Otra de las claves del auge y éxito de las infografías es que nos estamos acostumbrando cada vez más (y esto para mí no es del todo positivo) a quedarnos solo con los titulares de los textos, a no profundizar en la lectura, y por eso cuesta mucho retener a los lectores en una página web. Es indiscutible que nos atrae más una imagen que un texto, no en vano aprendemos con imágenes antes de aprender a leer. Por eso las infografías se han convertido en un contenido muy útil para atraer la atención de nuestros lectores, usuarios, visitantes, etc.Pero, ¿estás seguro de que sabes qué son y porqué debemos usarlas en nuestros contenidos?
Sigue leyendo…

¿Qué es una infografía?

Pues realmente es algo muy sencillo: es la representación gráfica y creativa de un conjunto de datos, información e imágenes que se complementan entre ellos. En muchos casos se utilizan para resumir contenidos más largos y complejos en sus puntos importantes, materias que si se presentaran solo como texto serían más difíciles de entender, pero realmente su uso no tiene límites y es beneficioso para cualquier tema. Es una herramienta de comunicación muy potente. El consumo masivo de internet nos ha permitido además aumentar los soportes en los que se pueden realizar, ya no tiene porqué ser un pdf o jpg estático, sino que podemos hacerlas interactivas, animadas o incluso en vídeo.

Es un contenido visual que hay que trabajar pero cuyo rendimiento a largo plazo es alto.

¿Por qué debemos usarlas?

Por que en la era de los estímulos visuales es la manera más rápida de hacer llegar nuestro contenido, nuestros productos y servicios a nuestros clientes y público objetivo, y además es la manera más fácil de que nos recuerden, de quedarnos en la memoria del consumidor. En márketing a esto lo llaman ser memorables. Un contenido visual es mucho más atractivo. Pero si no estáis completamente convencidos os dejo unas cuantas razones más:

  • Aumentamos el tiempo durante el cual están los lectores en nuestra web, al ser un contenido muy atractivo. Hacemos que les interese nuestro post, y que le dediquen un poco más tiempo, así que ¡chúpate esa, tasa de rebote!
  • Son más fáciles de entender, el mensaje llega antes. ¿No dice el refrán que una imagen vale más que mil palabras? Pues es cierto, aunque yo añadiría que debe ser una buena imagen. Debemos de ser capaces de transformar y sintetizar un montón de datos en menos datos con imágenes y que el resultado sea “chulo”.
  • Son más fáciles de leer: leemos antes las imágenes que el texto, y esto nos ayuda a que comprender mejor y más rápido la información transmitida a través de las infografías.
  • Son especialmente útiles cuando tenemos que explicar contenidos y conceptos más complejos.
  • Son más fáciles de recordar.
  • Son bonitas, sin más. Puede parecer una razón tonta, banal, pero es a la vez una razón muy sencilla y muy potente. Nos entra todo por los ojos y si el contenido es bonito será más fácil que nos fijemos en él, que nos interesemos y que nos quedemos a leerlo.
  • Cada vez estamos más acostumbrados a ellas. Nos las ofrecen en todas partes, en publicidad, en los medios de comunicación, en las redes sociales, y tratan sobre cualquier tema, todo se puede explicar y resumir en una buena infografía. Es un recurso que los periódicos por ejemplo llevan usando muchísimos años.

¿Aún no te he convencido?

  • Llegan a más público: las imágenes son el lenguaje universal para todos los públicos de todas las edades. De hecho aprendemos a leer a través de las imágenes. Un texto médico es más complicado de entender que …
  • Visualmente son más atractivas que la presentación de datos solo. Nos ayudan a presentar datos aburridos y transformarlos en datos atractivos.
  • Refuerzan la imagen de tu marca.
  • Es una manera de diferenciarse de los demás.
  • Venden mejor los productos o servicios que cualquier texto (¿No he dicho ya que una imagen vale más que mil palabras?)
  • Son contenido ideal para hacer lead magnet. Una buena infografía puede ser un buen reclamo para interesar a un potencial cliente.
  • Son contenido ideal para vender (Aquí tenéis un gran ejemplo de esto: https://www.tuescueladeespanol.es/tienda-infografias/ )
  • Puedes adquirir notoriedad en ciertos sectores, si encuentras un tema relevante y haces un buen trabajo.
  • Es un contenido más fácil de viralizar.
  • Son más fáciles de compartir en redes sociales que solo un texto, de hecho gran parte del contenido que se comparte en redes sociales como Twitter, Facebook o Linkedin son imágenes e infografías.

Las infografías de alta calidad no solo hacen maravillas con nuestra marca y nuestra reputación, sino que además se ha comprobado que estimulan positivamente el comportamiento del consumidor.

¿Qué NO es una infografía?

Pero no todo vale. Si queremos ser relevantes de verdad y que este contenido cumpla con todos estos beneficios y porqués que te he contado, la infografía debe ser de calidad. No es suficiente con poner bonito un texto y meter cuatro cajas de colores y dos iconos, porque lo que habremos hecho es poner bonito un texto y meter cuatro cajas de colores y dos iconos, pero no habremos creado una infografía. Debemos aportar valor al usuario. (Como en casi todo, por cierto).

Diseñar una buena infografía no es fácil, no solo se trata de ir soltando datos y gráficos, sino que se trata de interpretar esos datos y aportar nuestra visión, ofreciéndolos de una manera diferente

No son infografías las presentaciones de powerpoint que hemos preparado para nuestra charla, ni fotos que acompañamos de algún texto, ni textos en los que metemos iconos.

¿Qué tipos de infografías hay?

Pero, ¿qué tipos de infografías puedo hacer? ¿Son todas iguales? ¿Todos los temas se pueden tratar de la misma manera? Pues no y no. No todas las infografías son iguales y no se pueden tratar igual todos los temas, la idea sobre la que queremos trabajar nos va a condicionar la elección del tipo de infografía. Por ejemplo, si quiero hacer un resumen cronológico de eventos en mi empresa lo mejor es que haga una línea de tiempo, si lo que quiero es presentar las cuentas anuales lo mejor será hacer una estadística, y si lo que quiero es enseñar lo bien que nos ha ido económicamente lo que puedo hacer es una comparativa entre los datos económicos del año pasado y los de este, para reforzar la idea del crecimiento. Como ves, tres ideas distintas con tres tratamientos distintos.

Hay muchos tipos de infografías, a continuación te cuento varios tipos que podemos diseñar:

Según la presentación general de los datos

  • Línea de tiempo
  • Mapas
  • Comparativas
  • Estadísticas (datos)
  • Síntesis de procesos (como se hace…)

Según el estilo

  • Storytelling
  • Educativas
  • Comerciales
  • Científicas
  • Periodísticas

Según la estructura de los datos en la infografía

  • Problema → solución → acción
  • Visualización de datos
  • Diagramas de flujo
  • Resúmen de puntos importantes

La elección del tipo de infografía que hagamos dependerá de la temática, de los datos y la información que queramos contar, de que recursos queremos utilizar (imágenes, ilustraciones, vectores…). Todas estas decisiones serán el primer paso para diseñar nuestra infografía.

Cómo ves el mundo de las infografías da para mucho así que no te pierdas este otro post en el que te cuento cómo diseñarlas desde cero, los programas que uso, donde buscar inspiración y donde encontrar información. ¡Con todo lujo de detalles! ¡Nos vemos! 

2 comentarios en “Infografías: todo lo que tienes que saber para diseñarlas”

    1. Natalia Antuñano

      ¡Hola Sonia! En mi blog tienes más artículos dedicados al diseño de infografías, como por ejemplo /infografias-como-se-hace-una-infografia-en-10-pasos/
      Y estáte atenta a mi web porque pronto sacaré un curso para aprender a diseñarlas. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.