No te pierdas: primeros pasos para crear un logotipo

El logo es la seña de identidad de un emprendedor, el símbolo que le identifica y le diferencia. No te pierdas los primeros pasos para crear un logotipo.

Empiezo con una pregunta: ¿de verdad es tan importante el logo para un emprendedor o una empresa? La respuesta es muy sencilla: se juzga en una primera impresión a los emprendedores y a las empresas por la imagen que transmite exteriormente. Y aunque la identidad visual, la marca, es mucho más que el logo, esta es la pieza principal y la más visible. Así que si no lo tienes no existes, te falta tu identificación. Es la manera de diferenciarte de tu competencia de un primer vistazo, de dejar de ser uno más.

Decía Paul Rand:

“Un logotipo no vende (directamente), identifica. En un logotipo se percibe el significado de la calidad de lo que simboliza.”

¿Y qué es un logotipo?

El logotipo es la seña de identidad de un emprendedor, empresa o entidad, el símbolo que le identifica y le diferencia. Habitualmente utilizamos la palabra logo para definir a esta marca gráfica, y no hacemos distinciones. Ésto es lo que dice la RAE:

logotipo

Del gr. λόγος lógos ‘palabra’ y tipo.

  1. m. Símbolo gráfico peculiar de una empresa, conmemoración, marca o producto.

Aunque su etimología nos lleva al identificar como logotipos sólo aquellas representaciones de marca que usen la tipografía, la realidad es que la palabra logotipo engloba a todas las que podemos realizar combinando (juntos o no) estos tres elementos: tipografía, color y símbolo. Hay distintas variantes:

  • Logotipo: Como ya he explicado, un logotipo es la representación mediante tipografía del nombre de la empresa, el profesional o el producto. Por ejemplo, Coca-Cola, Google, Kellogs’s…
  • Isotipo: El isotipo es la representación visual de una marca cuando está formada solo por un símbolo, excluyendo el uso de tipografía. El ejemplo más reconocible Apple y su manzana, pero está también Lacoste,…
  • Combinaciones de tipografía y símbolo: Utilizamos un símbolo junto con la representación tipográfica.
  • Imagotipo: Es una representación gráfica que contiene un elemento pictográfico y otro textual, que al no estar integrados funcionan por separado. Iberdrola, Privalia, Kyocera,…
  • Isologo: El texto y el icono están integrados de manera que no se pueden separar. El logo de Burger King es un buen ejemplo.

Características principales que debe tener un buen logotipo

Como ya te he contado, el logotipo de una empresa (que forma parte de la identidad gráfica, no lo olvides) es básico para diferenciar una marca de otra, y es parte importante en la decisión final del cliente de decantarse por una u otra. No hay recetas mágicas para diseñar una identidad gráfica, hay que tener en cuenta muchos factores, como la personalidad, el carácter de la marca, el público,… Pero, ¿cómo se logra diseñar un logotipo que transmita todos esos elementos? Pues deberías cumplir como mínimo estos puntos importantes: simple, apropiado, memorable, flexible, diferente y atemporal. Además debe representar los valores que la empresa y ser coherente.
¡Vamos a repasar estos puntos!

Un logotipo debe ser simple

El logotipo es algo que debe quedar en nuestra memoria y cuanto más complejo lo hagas más difícil será recordarlo. Un buen logotipo debería cumplir la máxima del menos es más: usa, dentro de lo posible, solo dos o tres colores y una o dos tipografías. En este momento estamos en la era del flat design, por lo que todo lo que puedas hacer más simple es mejor. No lo compliquemos con mas líneas de las necesarias. Todo lo que aparezca en el logotipo tiene que tener un sentido y estar por una razón. Si no la hay, lo mejor es que lo quites. Además la simplicidad ayuda a que el logo se reconozca fácilmente, mucho más que los diseños sobrecargados o complejos.

  • Utiliza como máximo tres colores.
  • Deshazte de lo que no resulte estrictamente necesario.
  • Elige una tipografía fácil de leer.
  • No uses efectos como degradados y sombras paralelas. Si el logotipo se va a usar en web o en lugares donde admita algún efecto concreto (reflejos, 3D, etc.) ya tendrás tiempo de adaptarlo más adelante, pero la versión original debe ser lo más simple posible.

Un logotipo debe ser memorable

Podemos tener el logotipo más bonito del mundo, pero si se parece al de alguien de la competencia, para poco servirá. Nuestro logotipo tiene que ser único, no puede parecerse a nada, porque tiene que competir con otros del mismo sector. Este es uno de los fines principales del logotipo, que la gente lo reconozca y lo recuerde.

  • Debería representar de alguna manera los servicios que ofrece la empresa.
  • Piensa en el público al que va a ir dirigido y diseña en base a eso.
  • Evita incluir demasiados elementos, piensa que un logotipo debe ser simple.

El logo debe ser atemporal

El logotipo ideal es aquel que perdura a lo largo del tiempo, pero como es muy difícil, lo normal es que nuestro logotipo se vaya adaptando a los cambios de las modas. Esto no es algo tan extraño, las grandes empresas han ido adaptando su identidad gráfica a lo largo de su historia, algunas varias veces, para actualizarse y adaptarse a los nuevos tiempos. No tienes que modificar tu logotipo todos los años. 

El logotipo debe ser flexible

Debería de ser flexible. Hay que tener muy claro que el logotipo se ve y se entiende a la perfección en todas las dimensiones. Es decir, se puede redimensionar, y tanto si lo usamos para un cartel de un metro, como para una web de 200px, el logotipo se lee perfectamente.
A esto te ayudará que la elección de colores y tipografías sea acertada, de manera que puedas redimensionarlo sin problemas. Además ahora ya es imprescindible realizar un diseño responsive, así que el logotipo deberá verse y adaptarse a la perfección a los dispositivos móviles. Y nunca está de más tener alguna versión del mismo adaptada a dispositivos en los que no se pueda mostrar el logotipo oficial.

  • Debe ser válido para todo tipo de soportes, debería funcionar en web, impreso en una tarjeta de visita, cosido en un polo, etc.
  • Fundamental, hazlo vectorial. Esto te permitirá re-escalarlo a cualquier tamaño sin perder calidad. Por esta misma razón evita insertar imágenes rasterizadas, o el día que tengas que ampliar el logotipo tendrás un problema.
  • Debe verse bien en blanco y negro. También si inviertes los colores.
  • Comprueba que funciona aunque cambies sus dimensiones.

Un logo debe ser apropiado

Esta es la pregunta más importante a la que debe responder tu logo. Tenemos que hacer que nuestro logotipo nos represente y por lo tanto que tu público objetivo, tu cliente, también se sienta identificado con él. Un error muy común es diseñar el logotipo sin tener muy claro a quién nos dirigimos. Puede parecer una obviedad pero conozco diseñadores que suelen saltarse este punto.

  • Pensar en el público al que va a ir dirigido.
  • Tener siempre en cuenta lo que quiere transmitir la empresa.
  • Evitar incluir elementos que se puedan malinterpretar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.